top of page
  • barberaybadia

Ana Losada (AEB): “El PSC juega a que los castellanohablantes sigan siendo ciudadanos de segunda"

Actualizado: 21 jun 2022


Ana Losada, presidenta de la Asamblea por una Escuela Bilingüe.

ByB

20-6-2022


Ana Losada es la presidenta de la Asamblea por una Escuela Bilingüe en Cataluña. entidad dedicada a la lucha por el cumplimiento del derecho a la educación bilingüe. La AEB que ha promovido que el Tribunal Superior de Justicia de Cataluña emita la sentencia por la que los centros educativos de Cataluña deben ofrecer, al menos, un 25 por ciento de la enseñanza tanto en catalán como en español.


P: Desde el pasado 31 de mayo los centros educativos de Cataluña están obligados a cumplir con el derecho a la enseñanza bilingüe, establecido por la Constitución y la sentencia del Tribunal Superior de Justicia de Cataluña. Sin embargo, la Generalidad está actuando en el sentido contrario.


R: La Generalitat desde el minuto uno que supo en noviembre que había sido rechazado su recurso, y que el Supremo confirmaba la sentencia del TSJC, ha dicho por activa y por pasiva que iba a desobedecer. Al final esa desobediencia se ha realizado porque el forzoso se acababa el 31 de mayo y los centros todavía no imparten asignaturas de castellano.


P: Los partidos del gobierno de la Generalidad, junto con PSC y los Comunes, han aprobado un decreto ley que no considera al castellano lengua vehicular de la enseñanza. ¿Cree que este decreto ley incumple la sentencia del tribunal?


R: Bueno, el decreto ley en sí no, porque el decreto ley hace referencia a los proyectos lingüísticos y por tanto podría ser perfectamente interpretado basándose en que el mínimo debe ser como la sentencia establece. Lo que es clara y abiertamente en contra del cumplimiento de la sentencia y la obstaculiza son las instrucciones que se dictaron al día siguiente, porque esas sí que impiden la ejecución de la sentencia, porque impide que se establezcan porcentajes mínimos, impiden que el castellano sea lengua vehicular. Eso sí que es abiertamente en contra de la sentencia.


P: ¿Qué medidas está llevando a cabo la AEB para garantizar que se cumpla la sentencia sobre el derecho la educación bilingüe?


R: El día 1 de junio nosotros presentamos ya un escrito en el TSJC donde evidenciamos que la desobediencia se había llevado a cabo y que además creíamos que de una forma abierta y pública por parte de la Generalitat. Y que no solamente ellos habían hecho todo lo posible para incumplir la sentencia, sino que habían dado orden directa a los centros de que no se cumpliera, porque tenemos pruebas de que los centros han recibido cartas donde se les dice claramente que no se os ocurra hacer ningún cambio en la programación educativa. Esto lo hemos denunciado ante el TSJC, además de pedir medidas que hagan posible la ejecución inmediata.


P: Una de las consecuencias de la actitud de la Generalidad es que descarga en los directores la responsabilidad de cumplir la sentencia. ¿Están obligados los directores a cumplir la sentencia, al margen de lo que ordene la Consejería de Educación?


R: La primera responsabilidad la tiene el conseller de educación. El señor Cambray se responsabilizó del cumplimiento de la sentencia. Lo que es evidente es que si él es el responsable de hacer cumplir la sentencia y emite instrucciones que van en sentido contrario el primer responsable es él. Entonces, aquí nosotros no tenemos como objetivo castigar a nadie ni llevar a nadie a la inhabilitación como funcionario. Nuestro único objetivo es que se cumplan y que se respeten los derechos de los alumnos. Claro, ahora mismo los directores son conscientes de que han de que cumplir la sentencia, pero también están recibiendo órdenes contradictorias de la conselleria. Por tanto, estamos en una especie de limbo. Por eso nosotros lo que presentamos el 1 de junio al tribunal, lo que le hemos dicho, es que se salte al conseller y que emita instrucciones directas a cada uno de los directores, para que ellos reciban directamente, con su nombres y apellidos, el requerimiento del tribunal y que lo deban cumplir en su colegio.


P: Por lo tanto, hay que esperar a que los directores reciban este requerimiento del TSJC.


R: Lo primero que hay que esperar es que el TSJC valore primero la documentación que le ha aportado la Generalitat. Según ellos no pueden cumplir la sentencia porque el marco legislativo ha cambiado, ha cambiado ad hoc para no cumplirlo. Y luego nuestra petición con las pruebas que aportamos. A partir de esa documentación el TSJC tiene que deliberar y decidir si realmente la Generalitat ha desobedecido o si, como dice la Generalitat, es imposible porque el marco legislativo ha cambiado. Nosotros confiamos en que el tribunal decida por el lado que nosotros le pedimos, es decir que la sentencia se ha de cumplir. Que lo que se ha generado por la Generalitat, instrucciones y el decreto, se ha generado con el único objetivo de no cumplir la sentencia, no es un marco legislativo hecho para mejorar el sistema educativo. Y además ese marco legislativo que proponen sigue incumpliendo la Constitución. Si eso se produce, que esperamos que se haga, creemos, en este mes de junio, tenemos la oportunidad de que el curso 2022-23 realmente empiece con las dos lenguas vehiculares.


P: ¿Los padres pueden exigir ya el cumplimiento de la sentencia y, por tanto, la educación bilingüe en castellano y catalán?


R: Sí lo pueden exigir y además lo han hecho, porque nosotros lanzamos una campaña hace unas semanas para que los padres que quisieran le poníamos a su disposición un modelo con el que ellos pedían a los centros que, por favor, aplicaran la sentencia, o, al menos, que diesen información de cuándo se iba a aplicar. Esa campaña tuvo un éxito increíble porque ha provocado que la Generalitat enviase cartas a los centros prohibiendo contestar a nuestros emails y además prohibiendo que se hiciera algún tipo de cambio en la programación didáctica. Y también la federación de escuela cristiana de Cataluña ha hecho lo mismo: ha emitido un comunicado en que les dice a sus colegios que no contesten en ningún caso a los padres que piden eso y que no hagan ningún cambio en la programación. Por tanto, los padres ya lo han pedido, lo han pedido de forma personal cada uno en su centro. Y si un director hiciera ese cambio y cumpliera con la sentencia está protegido. Está protegido por la ley, porque hace lo que la ley dice. Pero también es verdad que aquellos que no la hayan cumplido ahora mismo están en un limbo en el que aun están protegidos por esa falta de decisión del TSJC de requerir directamente a los centros y saltarse al conseller. Porque ahora mismo lo que ocurre es que quien debería dar la orden a los centros es el conseller y no lo ha hecho. Por tano digamos que esos directores ahora mismo no son culpables de incumplir la sentencia. Lo pueden hacer y no deberían temer ningún tipo de acción que les reprenda. Pero también pueden no hacerlo y no por ello están en una situación ilegal. Pensemos que el conseller ha hecho declaraciones, yo creo de matón, de matón de periferia, en el fórum de economía, donde claramente decía que ellos iban a vigilar, a través de la inspección, que se cumplían las instrucciones que habían emitido el 31 de mayo. Y como descubrieran que hubiese directores que no las cumplían, e introdujeran el castellano como lengua vehicular, eso iba a tener consecuencias. Eso dijo en un foro con periodistas y abiertamente. Es decir, estaba amenazando a aquellos directores que se les ocurra cumplir la ley. Y por eso creemos que la mejor solución es que el TSJC dé orden a los centros, que deben de cumplirla, para que además dejen de tener a los directores entre la espada y la pared. Porque a nosotros nos llaman muchos directores y profesores y nos dicen “es que nosotros estamos aquí acorralados, que si hacemos una cosa mal y si hacemos la otra también. Y a nosotros nos gustaría que esto se sacara fuera del foco y que realmente nos digan tienes que hacer esto, y nosotros lo hacemos y punto”. Independientemente de que haya directores de que estén en contra de que desaparezca la escuela monolingüe en catalán. Pero también hay muchos que lo que quieren es dedicarse a lo que realmente les interesa, que es la formación de los alumnos, introducir el castellano, que muchos de ellos están de acuerdo en que sea lengua vehicular, y dejarse de esta situación insostenible.


P: ¿Ustedes tienen constancia de que hay directores y profesores que están a favor del cumplimiento de la sentencia y del derecho a la educación bilingüe?


R: Sí, nos consta porque nos han llamado profesores y directores, nos escriben emails, y sabemos que muchos de ellos consideran que esa situación de enconamiento de la Generalitat no tiene ninguna razón de ser. Porque, admitiendo exclusivamente el mínimo que marca, es una asignatura en castellano. Y eso para ellos es una realidad que ven en los centros y en algunas asignaturas creen que además puede mejorar mucho la formación y reducir el fracaso escolar. Por ejemplo, en el caso de las matemáticas, aunque nosotros no somos muy favorables a que sea las matemáticas la asignatura elegida. Pero en el caso de las matemáticas, comprender las matemáticas en tu lengua materna es algo que facilitaría que el castellano fuera lengua vehicular y que ayudaría a que el fracaso escolar se redujera. Y ellos decían que introducir el castellano en matemáticas seria algo bueno para los alumnos. Y nosotros consideramos que es algo que se puede asumir fácilmente, no supone ningún tipo de gran cambio en la programación didáctica, y estaríamos todos a favor de que eso se hiciera.


P: La AEB llevó a cabo una campaña que recogió más de 1600 firmas, para que se garantizar la educación en catalán y español. ¿Desde la sentencia del TSJC han tenido más llamamientos por parte de familias para sumarse a la campaña?


R: Sí, nos han escrito padres y nos escribieron padres para añadirse a la demanda, ya fuera de plazo. Y los padres nos escriben y nos llaman y nos piden información sobre en qué situación está el tema y cómo resolverlo. Nosotros mantenemos una reunión más o menos cada tres semanas con los padres que apoyaron la demanda, y les contamos cómo está el tema. Y creemos que de verdad esta es la opción que la mayoría de los padres quieren. Nosotros siempre decimos una cosa, cuando los padres tienen posibilidades económicas de que sus hijos vayan a una escuela privada, esas escuelas privadas los que les ofrecen es un sistema trilingüe en que el castellano, el catalán y el inglés son lenguas vehiculares. Por tanto, cuando tú quieres los mejor para tus hijos y tienes la posibilidad para pagarlo lo que eliges es un sistema trilingüe. Porque las escuelas privadas en Cataluña no ofrecen inmersión, no ofrecen una escuela monolingüe en catalán. Por lo tanto, los padres están a favor de que el castellano sea lengua vehicular y que se potencia la lengua extranjera que en Cataluña está totalmente dejada de la mano de Dios. Y por eso creemos que el apoyo social a un sistema en que el castellano sea lengua vehicular es mayoritario. Y al margen de los temas ideológicos y políticos que se están mezclando, en el tema de la escuela creo que todos los padres queremos lo mejor para nuestros hijos, que se asegure una formación buena para ellos, porque el tema de las lenguas en mundo global como tenemos es superimportante. Y que se deje de utilizar la lengua catalana como construcción identitaria, para imponer esa lengua en todos los ámbitos, intentado hacer ver, sobre todo a los niños castellanohablantes, que el castellano es una lengua es una lengua ajena a Cataluña, que no es una lengua de cultura, que es una lengua coloquial, que la debes hablar en casa, verla en televisión y hablarla con tus amigos, pero que en ningún momento está en el ámbito de la cultura, de la formación, de la escuela.


P: El caso del niño de Canet, que pidió la educación bilingüe, provocó la oposición furibunda de algunos padres, partidarios de la exclusión del español, e incluso de profesores universitarios. ¿Cuál es actualmente la situación de la escuela de Canet?


R: El tema de la escuela de Canet es un tema realmente vergonzoso. Primero de todo porque quien incendió la mecha en contra de esos padres fue básicamente la Generalitat. El día que saltó a los medios de comunicación lo hizo a través de una rueda de prensa que da la directora general de educación en la que, sin tener nada que ver con el tema de que se iba a tratar en la rueda de prensa, habla de que compadece a los padres que van a tener que soportar que sus hijos estudien una asignatura de castellano. Cuando te dice eso un miembro de la Generalitat, una persona responsable de velar de los derechos de todos los catalanes es algo inaudito. Esas familias contrarias al bilingüismo, a que se diera una asignatura en castellano, habían sido notificadas de que había un cambio en su grupo de clase el día anterior a las 7 de la tarde, y hablamos de que la rueda de prensa era al día siguiente a las 11 de la mañana. O sea, con esa rapidez es evidente que ahí los hilos los estaban moviendo la conselleria de educación. Esos padres salieron en el telediario de TV3 pidiendo - ¡pidiendo!- que se dejara a ese niño solo en clase para que los padres se avergonzaran de haber pedido para él bilingüismo. Es, de verdad, una acción tan supremacista y fascista que no hay otra palabra para definirla. Esos padres sufrieron muchísimo esas semanas de acoso y de aislamiento por parte de otros padres. Pero también es verdad que los padres que se opusieron en la clase, sí que había quienes se opusieron en la clase, no eran en todo caso la mayoría. Se habla de 28 familias, pero eso no es verdad porque se contaba a padre y madre de la misma familia para multiplicar el número de personas que eran contrarias a que se impartieran horas de castellano. El TSJC se ha pronunciado día 3 de junio y ha dicho que esas familias no tienen derecho a pedir que se retiren las medidas cautelares, porque en Cataluña no existe el derecho a estudiar sólo en catalán, no hay el derecho a estudiar en una escuela monolingüe en catalán. Esas familias han estado asesoradas por un abogado que es del entorno de la CUP, por Omnium Cultural, por la ANC. Es decir, por todos aquellos que luchan por una escuela monolingüe en catalán y una escuela ideológicamente nacionalista. Por tanto, se evidencias cuáles son los intereses. Porque el padre de Canet no ha salido a la luz pública, se ha mantenido en un segundo plano. Nosotros no estamos hablando de ideologías, estamos hablando de derechos, y el padre de Canet ha continuado con su idea de que su hijo debe de tener también horas de castellano, a pesar de todo ese acoso. Y cuando hizo una carta pública en diciembre, después de todas las amenazas que habían recibido, estaba pidiendo exactamente lo que queremos muchos padres: que su hijo estudiara, por supuesto, en catalán, pero también en castellano. Ellos, los contrarios, hacen ver que nosotros estamos en contra del catalán. Y por lo visto estudiar solo en catalán y que tu hijo no estudie ni una sola asignatura en castellano no es estar en contra del castellano. Pero nosotros sí que estamos en contra del catalán cuando pedimos lengua catalana y lengua castellana como lenguas vehiculares. Es la sinrazón, pero está vestida de tal idea de progresismo y de victimismo que hay mucha gente que sigue asumiendo el discurso oficial del nacionalismo, después de 30 años, sin argumentaciones sólidas, sin argumentaciones con datos pedagógicos, como si fuera el discurso bueno. Y no es así.


P: Ha hablado de la ideologización de la lengua. Los partidos JxCAt, ERC, Comuns y PSC han aprobado una ley, que para los nacionalistas pretende, explícitamente, no cumplir con la sentencia, mientras que el PSC defiende que sí lo hace ¿Cuál es su opinión sobre la posición del Partido Socialista de Cataluña y su apoyo a esta ley?


R: Bueno, yo soy muy crítica con el partido socialista en este tema. Creo que su actitud es realmente vergonzosa. No solamente porque sea un partido que dice defender la igualdad de derechos y a la clase obrera, cuando la inmersión contra quien va realmente es sobre todo contra las personas con menos recursos, que no tienen la posibilidad de llevar a sus hijos a un colegio trilingüe como los llevan, por ejemplo, muchos de los miembros del PSC. Recordemos el señor Montilla, gran defensor de la inmersión que nunca ha llevado a sus hijos a un colegio de inmersión. Pero el PSC aquí siempre ha jugado a dos bandas. El pacto que hicieron con los partidos nacionalistas en ningún momento cumple con la sentencia. ¿Por qué? Porque el castellano debe ser lengua vehicular, no curricular. Lengua curricular significa que está en el currículum. En el currículo está le lengua castellana, la lengua inglesa, la gimnasia, la plástica y la historia. Eso es lengua curricular, es decir, que forma parte del currículo que se da en clase. Pero estamos hablando de lengua vehicular, es decir de una lengua que se utiliza par enseñar contenidos. No es lo mismo estudiar inglés que estudiar en inglés. No es lo mismo estudiar castellano que estudiar en castellano. Y parece que el PSC da por supuesto que su electorado, sinceramente es tonto y que asume que lengua curricular y vehicular es lo mismo. Y el señor Illa, al día siguiente de salir a la luz pública este acuerdo, visto el revuelo que había tenido mediáticamente, porque acusaban directamente al PSC de traidor, hace unas nuevas declaraciones en la SER con el señor Cuní, y dice que para el lengua curricular y lengua vehicular es lo mismo. Eso es falso y él sabe. Por tanto, el PSC ha adoptado una posición que lo único que tenía como objetivo es mantener un pacto político que permita al partido socialista continuar en el poder en el Gobierno de España. Pero en ningún caso ha hecho un pacto político para cumplir la sentencia. Porque la sentencia es muy fácil de entender, yo pienso que un alumno de primaria lee la sentencia y la entiende porque pide cosas muy básicas. Pide que se impartan asignaturas troncales en castellano, que el porcentaje de esas asignaturas nunca puede ser menor al 25 por ciento, tanto en catalán como en castellano, y que el material didáctico debe ser también en la lengua en la que se esta impartiendo la asignatura. Por tanto, que tú hagas una ley, un acuerdo que luego dé paso a un decreto y que mantengas el castellano sin ser lengua vehicular, es evidente que tú no estás cumpliendo con la sentencia. Entonces, yo creo que el partido socialista lo que tiene que hacer es, por lo menos, ser valiente. Decir “oiga es que yo no estoy de acuerdo con esta sentencia”. Pero lo que no puedes hacer es decir que las sentencias se deben cumplir y luego firmar un pacto que no refleja esa sentencia. Estás mintiendo. Y entonces yo le reprocho al PSC que en el tema lingüístico esté siempre jugando a dos bandos y que intente confundir a su electorado. Y yo lo que le pido a su electorado es que este tema no es un tema ideológico, de derechas y de izquierdas, sino es un tema de derechos. Y las bases electorales tienen la posibilidad de forzar a sus mandos a un cambio en su programa y a un posicionamiento más claro. La base electoral del PSOE y del PSC debería ser consciente de que en este caso el PSC está jugando a que los catalanes castellanohablantes sigan siendo tratados como ciudadanos de segunda, y que en la escuela no se pueda estudiar en castellano. Y ese es realmente el resultado del pacto que han hecho. Además, el PSC conocía de sobras cuál iba a ser el decreto, porque en las primeras declaraciones que se hacen por parte de sus dirigentes, tanto por Alicia Romero como Salvador Illa, era evidente que ellos sabían que el decreto no iba a ir ni siquiera en la línea del pacto, sino más allá. Porque ellos mismos, en las declaraciones que hacen antes de conocerse el decreto, dicen que ellos han firmado ese pacto y lo que pase con el decreto ya no está en sus manos. Por tanto, saben que el decreto no va a ser igual que el pacto. Y perdonen ustedes, señores del PSC, pero ustedes son responsables de lo que han firmado en el pacto y también son responsables de que sabiendo lo que se iba a firmar en el decreto, y aun así firman el pacto. Por tanto, le dan cierta cobertura de unidad política a ese decreto, porque el caso anterior había sido el pacto entre ellos.


P: Con esta situación, ¿cree que se va a cumplir con el derecho a la educación bilingüe para este próximo curso 2022-2023?


R: Nosotros somos positivos, no somos eufóricos, pero somos positivos. Creo que hemos demostrado que somos una asociación seria. Es decir que cuando decimos que hacemos algo lo hacemos. Y cuando decimos que estas son las herramientas que tenemos, al final se ve que esas son las herramientas que existen para hacer el cumplimiento de la sentencia. Claro, nosotros no estamos en la cabeza de los miembros del tribunal. Nosotros creemos que el tribunal no va a tardar mucho en resolver la situación que se ha creado con la desobediencia de la Generalitat.Nosotros desearíamos que fuera cuanto antes. ¿Por qué? Porque junio y julio son meses claves para la programación del curso que viene. Si por ejemplo el tribunal resolviera este mes, en julio los profesores podrían tranquilamente, porque tienen el tiempo para ello, decidir la asignatura que se imparten cada centro, o asignaturas, y ponerlo en práctica para el curso que viene. También estamos en una posición magnífica, porque hablamos de dar clases en castellano, no en inglés. Por tanto, todos los profesores tienen la capacidad para hacerlo. Hay además material didáctico suficiente como oferta para poder utilizar ese material. Por tanto, las herramientas se tienen para poder llevarse a cabo y comenzar el día 5 de septiembre, o el día 12, cuando se inicie al final el curso, con una asignatura en castellano. Y acabar con esta guerra política y con esta utilización del catalán como herramienta victimista e ideológica. Creo que los ciudadanos debemos ser conscientes de que la Generalitat lo que ha conseguido es que el catalán sea una lengua antipática. Porque la imposición es continua, las normativas, las noticias continuas en los medios de comunicación de que hoy prohíben el uso del castellano en la Pompeu Fabra, mañana dicen que solamente el 20 por ciento de las asignaturas tienen que ser en castellano en la universidad. Es decir que no solamente es la escuela, es que es el entorno social y cultural que está totalmente impuesto por una lengua y marginando totalmente a la otra. Y eso no es Cataluña. Cataluña es diversa, es plural, es bilingüe. Y esa Cataluña que el nacionalismo tiene en la cabeza no existe, la quieren construir a base de martillazos, pero no existe. Nosotros, los catalanes, somos muchos más plurales que el gobierno que nos debería defender.

25 visualizaciones0 comentarios

Comentários


bottom of page